-->

Remodelación cerebral delfínica

La Remodelación Cerebral Delfínica se llamó en principio Remodelación Neuro-córtico-muscular. Es un aspecto de los Ejercicios Pleyadianos de Luz basado en los principios y técnicas de Moshe Feldenkrais, notablemente ampliadas por los pleyadianos. Neuro se refiere a cualquier cosa relacionada con el sistema neurológico o nervioso. Muscular, por supuesto, se refiere a los músculos del cuerpo.

Córtico se relaciona con el córtex, motor del cerebro, que gobierna la función motora o movimiento físico. Estos tres sistemas corporales se encuentran en comunicación constante entre sí y la salud; de su relación se determina la salud y plenitud estructurales del cuerpo. El objetivo de la Remodelación Cerebral Delfínica es liberar el sistema óseo de pautas de bloqueo que inhiban la espontaneidad y la libertad y que detengan el flujo de fluido cerebroespinal.

Éste se produce en el cerebro. Los huesos del cráneo se expanden y se contraen suave y levemente de modo constante, así como los huesos sacros. Este proceso de expansión y contracción bombea el fluido cerebroespinal a través del sistema nervioso central y lo mantiene lubricado, fresco y capaz de conducir corrientes eléctricas. Los estímulos eléctricos del cerebro generan las percepciones de sensaciones físicas y los impulsos que nos permiten movernos.

Cada movimiento, ya sea para dar una patada a una pelota o para elevar levemente una ceja, comienza con un impulso eléctrico en el cerebro que se envía a través del fluido cerebroespinal del sistema nervioso central a los nervios adecuados, los cuales a su vez activan el cuerpo produciendo el movimiento.

Los delfines utilizan ambos lados del cerebro a la vez. Por su parte, la mayoría de los humanos actuales alternan un lado y otro, pero rara vez los utilizan juntos. Se ha dicho que los delfines ven a los humanos como si éstos estuvieran dormidos. Esto se debe a que los delfines duermen desconectando primero un lado del cerebro y luego el otro, manteniendo uno siempre activo. También se acepta generalmente que el ser humano medio sólo utiliza alrededor del 5 al 10% de su capacidad cerebral.

Se trata de un factor evolutivo y no de un estado humano normal. Tu objetivo final es convertirte en un ser de «cerebro total» como los delfines, los cuales son «hermanos y hermanas mayores» de la raza humana.

Los delfines fueron enviados a la Tierra antes de la colonización humana para preparar las frecuencias y pautas evolutivas. Son Seres de Luz altamente evolucionados que se dedican amorosamente a los humanos para que cumplan sus propias metas evolutivas espirituales. Entonces, ¿por qué hace falta convertirse en ser de «cerebro total»? Si no se alcanza el estado de cerebro total, no se tendrá acceso a la propia totalidad espiritual, la conexión a través del ser Uno con Dios/Diosa/Todo Lo Que Es.

Para llegar al estado de cerebro total es preciso evolucionar espiritualmente y sanar físicamente el sistema eléctrico del cerebro y el cuerpo. Este sistema eléctrico es literalmente el enlace de comunicación a través del cual el espíritu habla y crea en el mundo físico. Cualquier bloqueo del sistema eléctrico inhibe la encarnación plena del espíritu y de la Presencia del Maestro.

La red eléctrica es también la conexión más directa entre los Canales Ka, el cuerpo físico y el Yo Superior. Como la energía Ka es de naturaleza fundamentalmente eléctrica, el sistema de conducción eléctrica debe estar en buenas condiciones a fin de que la energía Ka circule y fluya plena y libremente. Por lo tanto, la salud de los sistemas nervioso y óseo son vitales para un flujo Ka pleno y libre de obstáculos.

Pensemos en los delfines moviéndose en el agua. Ni tienen calambres en la columna ni su tiempo de respuesta neurológica es torpe. Viven en armonía espontánea con ellos mismos y su entorno, su cuerpo responde de modo fluido a cualquier necesidad y situación. Cuando mueven las aletas, los movimientos fluyen como olas suaves en su cuerpo a través de su sistema nervioso, sin calambres ni contracciones. Esto es lo que los pleyadianos llaman el Efecto Ondular Delfínico.

Lo hace posible el hecho de que los delfines son seres desinhibidos, de cerebro total y evolucionados espiritualmente, alineados a través de su cuerpo y espíritu con la Tierra, el Sol, las estrellas y la conciencia colectiva que es Dios/Diosa/Todo Lo Que Es. Son el ejemplo gráfico de lo que la raza humana está destinada a ser; contienen las pautas y frecuencias vibratorias de la evolución humana sobre la Tierra. Su misma presencia sobre la Tierra es un elemento vital dentro del desarrollo espiritual humano.

Cuando nace un delfín es su madre quien primero lo acaricia con el morro y lo toca, y después uno a uno los otros delfines del grupo que no están lejos. A través de las aguas se envía una llamada a quienes deseen dar la bienvenida al joven y «aceptarlo». Los delfines que responden «aceptan al pequeño» formando un círculo alrededor de él y de su madre. Nadan alrededor del círculo, primero en una dirección y luego en la otra, utilizando el sonar para enviar saludos y bendiciones al recién nacido.

Estos sonidos también sirven para crear los tonos armónicos necesarios para llevar la conciencia plena del espíritu delfínico a su cuerpo y para activar su Cuerpo Ka, el cual forma un enlace energético del recién nacido con las estrellas a través de las líneas axiatonales o Canales Ka. Las ondas de sonar crean un Efecto Ondular Delfínico acompañado de un sonido similar al que el movimiento del cuerpo de un delfín crea al tacto. Así se activa el sistema eléctrico y la respuesta corporal del pequeño, permitiendo al espíritu del delfín operar a través de su cerebro y su sistema eléctrico.

Los delfines adultos después acarician al pequeño con el morro y con el cuerpo. El proceso continúa hasta que el alma del pequeño delfín queda plenamente anclada y es capaz de mirar a través de los ojos del recién nacido.

Según una teoría de Moshe Feldenkrais, cuando nace un ser humano el primer toque de otro ser humano en cada parte del cuerpo del recién nacido ancla la información neurológica de esta persona en el cuerpo del pequeño. En otras palabras, si fue tu madre quien primero te tocó el sacro, y ésta tenía una contracción en esa parte del cuerpo debida al miedo o a la vergüenza de su propia sexualidad, esa misma pauta de bloqueo se transfirió eléctricamente a través del toque de la madre, llegando al córtex motor del cerebro por medio de las terminaciones nerviosas del sacro.

Desde el córtex motor del cerebro se envió un impulso eléctrico a través del sistema nervioso hacia los músculos y huesos de la zona sacra, ordenando su contracción e impidiendo que esa parte del cuerpo se mueva libremente. Así se inició la propensión a la concentración de emociones como el miedo y la vergüenza en esta área del cuerpo, correspondiéndose con la contracción física. Los resultados han sido la anulación de sentimientos, la supresión de energía sexual y el comienzo de la fusión de los huesos sacros, incluyendo la parte inferior de la columna y las caderas. Con el tiempo se pueden desarrollar daños en la parte baja de la espalda, rigidez, malestar y dolor en la zona sacra y las caderas.

Durante muchos años los problemas exteriores pasaron inadvertidos. En un momento posterior de la vida, quizá tan pronto como la pubertad o tan tarde como la mediana edad, aparecieron los síntomas. Tal vez experimentaste calambres y dolor extremos antes y durante los períodos menstruales. Después, con el tiempo, aparecieron molestias en la parte baja de la espalda y un dolor de cabeza durante esos períodos dolorosos.

Posteriormente, tal vez resbalaste y te caíste mientras bajabas la escalera de tu casa y te hiciste daño en la espalda. La pelvis aparecía desencajada en las radiografiar y llevaba mucho tiempo así, como demostraban los depósitos calcáreos y la fusión y el deterioro de las vértebras inferiores.

Según el nivel de conciencia holística del doctor o quiropracticante que tuvieras en el momento del accidente, puede que relacionara o no los problemas menstruales, los dolores de la parte baja de la espalda y los dolores de cabeza con el problema de la pelvis desviada.

Quizás encontraste un médico que quería curarte operándote, o acabaste dependiendo de caros ajustes periódicos en la consulta de un quiropracticante que no resolvían el problema, ya que sólo se trataban los síntomas. Lo que hacía falta de verdad era un modo de que el cuerpo volviera a aprender a liberarse de la contracción, el miedo y la vergüenza para curarse a sí mismo.

Ésa es la intención detrás de la obra de Feldenkrais, la cual se ha visto potenciada con la Remodelación Cerebral Delfínica de los Ejercicios Pleyadianos de Luz. Durante el mes que recibí un curso intensivo de un diplomado Feldenkrais en California del Sur, los pleyadianos no dejaron de trabajar conmigo. Me dijeron que estos ejercicios serían vitales para la sanación de los sistemas nervioso y óseo de quienes quisieran sobrevivir a los cambios terrestres venideros y al incremento de las frecuencias en nuestro planeta.

Los pleyadianos estudiaron los ejercicios a través de mi cuerpo y el de aquellos alumnos del curso que quisieron, introduciendo mejoras en las materias impartidas. Los pleyadianos dijeron entonces que operarían sobre miles de personas en la Tierra durante los años siguientes para liberarlos de pautas de bloqueo y sanar su sistema nervioso.

De mi propia experiencia como alumna y conejillo de indias sé que estos ejercicios pueden ser muy efectivos cuando se reciben directamente de los pleyadianos o a través de un especialista en Ejercicios Pleyadianos de Luz. La efectividad de la Remodelación Cerebral Delfínica de los pleyadianos varía del 65 al 85%, un porcentaje mayor que el de los ejercicios Ka.

Esto se debe a que los pleyadianos son capaces de operar con leves impulsos eléctricos dirigiéndolos hacia el interior del cuerpo mediante las mismas pautas de movimiento de la imposición de manos de un especialista. Puede que los problemas crónicos necesiten más que la ayuda etérica de los pleyadianos. Sin embargo, estos ejercicios pueden aliviar las pautas de bloqueo e impedir daños y dolores óseos.

Yo misma he experimentado personalmente muy buenos resultados despejando problemas óseos a través de actuar con los pleyadianos. Parte del mérito es de los ejercicios paso a paso de movimientos de Remodelación Cerebral Delfínica que soy capaz de canalizar por mí misma cuando es necesario, y otra parte se debe a las sesiones etéricas con los pleyadianos.

Desde el principio del mes que duraría el curso, así como durante mis estudios con los pleyadianos, alcancé una comprensión natural y profunda de los ejercicios de Remodelación Cerebral Delfínica. Prácticamente desde el principio sabía de un modo innato ir más allá de lo que se me enseñaba y personalizarlo en mí misma o en un cliente.

Este don me ha liberado de tener que ir a un quiropracticante, lo cual había sido una necesidad frecuente para mí antes de esa época.

Contacto: info@ejerciciospleyadianos.org

2017 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos