-->

Cámara divino masculino

Tampoco en este caso el sexo y la preferencia sexual tienen nada que ver con la sesión de este tipo de cámara. En la cultura occidental los hombres heterosexuales tienden a ser profundamente homófobos y como resultado se suelen cerrar al amor masculino, incluso el divino del Padre Dios. La mayoría de las familias, las americanas y europeas en particular, dejan muy poco espacio y tiempo al padre para criar y demostrar amor a sus hijos. La sociedad occidental, por lo tanto, necesita con urgencia un renacimiento en el área del amor masculino y la capacidad de recibir amor.

Independientemente de tu historial de relaciones con varones, con esta cámara te abrirás a relaciones de amor más sanas y satisfactorias con hombres y con Dios Padre si estás preparado y dispuesto. Si hay varones que te han hecho sufrir, te beneficiarás más intensa y profundamente que si has tenido la suerte suficiente de experimentar la calidad única y maravillosa del amor masculino. Si tus experiencias con varones han sido destructivas, debes primero liberar antiguas heridas y emociones dolorosas antes de sentir el cariño y el amor durante la sesión de cámara.

Del mismo modo que ocurría con la Cámara de Configuración de Amor divino femenino, existen Seres de Luz varones que puedes invocar si lo deseas. El Maestro Ascendido Jesucristo está al mando de un grupo de hombres que han recibido la iluminación a través del contacto con él o del Reino del Cristo. Se les llama los Hermanos del Rayo del Cristo Ascendido.

Esta Hermandad se compone de varones que han alcanzado la conciencia de Cristo, tales como los doce discípulos conocidos, incluyendo a Judas; el Padre José; todos los santos, incluidos San Francisco, San Cristóbal, San Barnabás y Saint Germain; el Padre Abraham y el Rey David.

La orden de Melquisedec de la Luz Divina es también un grupo de varones. Se menciona a Melquisedec en la Biblia como maestro de Jesucristo. Sin embargo, este grupo precede a la época de Cristo en muchos miles de años. Llegaron a la Tierra como un grupo humano de iniciación compuesto por sacerdotes durante la primera era de la Atlántida.

Al concluir el tercero y más reciente período atlante, sus enseñanzas prácticas se trasladaron a Egipto estableciéndose en aquellos templos. Fue entonces cuando Cristo tomó contacto con la orden. Por desgracia, al haberse dividido la orden entre seguidores de la luz y de la oscuridad durante la segunda era atlante, es especialmente importante que utilices siempre las palabras «de Luz Divina» cuando invoques a la orden de Melquisedec.

También puedes invocar a los arcángeles varones; a Gautama el Buda; Lord Maitreya, el futuro Buda; Chenreysi, Señor de la Sabiduría Compasiva; Shiva; Krishna; Osiris; Quetzalcóatl; Manjushri, Señor budista de la Sabiduría y la Verdad; Hiawatha y cualquier otro ser masculino de luz con quien desees establecer contacto.

  1. Relájate en posición reclinada, con las rodillas apoyadas sobre algo cómodo (cuando las piernas están completamente rectas, las rodillas tienden a bloquear e inhibir el flujo completo de energía).
  2. Cuando te encuentres en posición, inspira despacio unas cuantas veces mientras centras la atención en lograr que tu conciencia esté más presente en el cuerpo.
  3. Conéctate a la tierra.
  4. Retrae el aura a una distancia de aproximadamente un metro del cuerpo en todas las direcciones. Haz los cambios necesarios en el color de los límites del aura o en las rosas.
  5. Ahora llama a los Emisarios Pleyadianos de Luz y al Maestro Ascendido Jesucristo para vigilar y llevar a efecto la sesión de sanación.
  6. Pídeles que coloquen sobre ti el Cono de Luz Interdimensional para procurar el despejamiento y el alineamiento divino.
  7. Si deseas que otros guías, seres angélicos o Maestros Ascendidos estén presentes en la sesión, ahora es el momento de llamarlos, especificando siempre que sólo los seres de Luz Divina estén presentes.
  8. Como en cualquier otra sesión de sanación, pide qué te acompañe tu Yo Superior.
  9. Ahora estás preparado para invocar la sesión de Cámara de Luz específica que desees recibir. Las instrucciones se encuentran en las secciones individuales de cada cámara.
  10. Pide que la Cámara de Luz de Configuración de Amor de Unificación aparezca alrededor de tu aura y tu cuerpo.
  11. Visualiza el Sol que brilla en la habitación y sobre la parte anterior de tu cuerpo (sobre ti, ya que estarás tumbado).
  12. Pide que el Sol se utilice como fuente del Amor de Dios Padre hacia ti.
  13. Siente los finos rayos de luz de amor entrando en tu aura por la parte anterior del cuerpo desde la cabeza a los pies. Acéptala mediante la respiración hasta que fluya por detrás de tu cuerpo hacia la Tierra.
  14. Pide que la Luz de Amor de Dios Padre siga fluyendo a través de ti hasta que acabe la sesión.
  15. Ahora llama a la Madre Tierra para que sea vehículo del amor de la Madre Diosa o Santa Madre.
  16. Visualiza corrientes finas de luz de amor que fluyan desde la tierra hacia la parte posterior de tu cuerpo (debajo de ti, ya que estarás tumbado) y acéptalas a través de la respiración. Continúa este proceso hasta que sientas que la luz de amor rebosa por la parte anterior de tu cuerpo y te llena el aura.
  17. Pide que esta luz de amor siga fluyendo a través de cada célula de tu cuerpo hasta que termine la sesión.
  18. Pide a los Emisarios Pleyadianos de Luz y al Maestro Ascendido Jesucristo que te llenen de su amor.
  19. Invoca a cualquier guía, Maestro Ascendido, ángel, arcángel o cualquier otro Ser de Luz que quieras que se una al círculo de la Cámara de Configuración de Amor que te rodea.
  20. Invoca a cualquier guía y deidad masculinos que desees que estén presentes. Después realiza la invocación siguiente: «Invoco a los Hermanos del Rayo del Cristo Ascendido y a cualquier otro ser masculino de Luz y amor Divinos que desee venir en este momento. Rodeadme y llenadme de vuestra luz de amor para que así me abra al amor divino masculino y al amor del Santo Padre Dios».
  21. Si necesitas sanar relaciones específicas con varones, puedes decirlo en este momento.
  22. Permanece tan abierto y receptivo como puedas en este momento. Deja que el amor fluya a través de cada célula de tu cuerpo desde todas las direcciones a la vez. Si necesitas más ayuda para abrirte y relajarte, repite la afirmación siguiente hasta que te sientas relajado y más abierto: «Merezco amor divino y estoy dispuesto a recibir amor divino ahora».
  23. Cuando sientas que la sesión llega a su fin y los Seres de Luz se alejan, despídete de ellos de un modo que te resulte natural. Por ejemplo, di: «Namaste», o expresa tu gratitud.
  24. Abre los ojos y vuelve despacio a la habitación, llevando el sentimiento de la sesión de cámara a tu vida diaria. Vuelve a conectarte a la tierra si es necesario.

Contacto: info@ejerciciospleyadianos.org

2017 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos