-->

Cámara divino femenino

Ya seas varón o mujer, heterosexual u homosexual, necesitas recibir amor divino femenino así como experimentar tu propia naturaleza amorosa femenina interna. Actualmente está bastante aceptado que todas las personas tienen un varón interior, o ánimus, y una hembra interior, o ánima, independientemente del sexo físico. Estas partes de ti mismo deben ofrecer un aspecto saludable y equilibrado a fin de generar salud, equilibrio y creatividad en tu vida.

Para abrirte al amor divino femenino debes utilizar la cualidad receptiva de tu naturaleza femenina a fin de permitir que el amor o cualquier otra cosa venga a ti. La cualidad de sentimientos y naturaleza vibratoria de cada sexo es única y maravillosa. El propósito de esta cámara es abrirte a la energía y sentimientos específicos del amor femenino en su forma suprema.

Si has tenido relaciones dolorosas con tu madre, tus amigas o tus amantes o parejas femeninas, esta cámara te proporcionará una intensa sanación interna, así como de las relaciones mismas. Si has tenido relaciones positivas y satisfactorias con mujeres, esta sesión de cámara te hará dar un paso más hacia el fin de cualquier sensación que tengas de separación de la Diosa Madre y te ayudará a abrirte para que te acerques al ser Uno, al cuidado de los demás y al amor femenino.

Antes de empezar la sesión me gustaría mencionar unos pocos seres femeninos de luz que puedas invocar.

Quan Yin (cuyo nombre también se escribe Kwan Yin, Kuan Yin y Kanseon) vivió en la Tierra y recibió la iluminación mucho antes de los tiempos de Gautama el Buda. Se la venera en casi todas las prácticas budistas como guardiana de la Compasión Divina y Madre del Mundo. Su naturaleza extremadamente gentil y confortadora dan la paz; a menudo se la representa con tigres o dragones domados por su dulzura y compasión.

La Madre María fue una sacerdotisa iluminada y la madre de Jesucristo. Ella, junto con un gran número de mujeres que recibieron la iluminación antes de, o como resultado de conocer a Cristo, forman un grupo llamado de Hermanas del Rayo del Cristo Ascendido. María Magdalena, Marta, Santa Ana -que era la madre de la Madre María-Ruth, Raquel, Elisabeth, Sara, Judit, y muchas más actúan juntas como un colectivo de iluminación femenina y de conciencia de Cristo. También desempeñan papeles individuales como guías y Maestras Ascendidas de humanos. Yo siempre invoco a este grupo cuando realizo cualquier tipo de sanación femenina.

Otras a las que podrías llamar son: Isis; Shakti, cuyo homólogo divino es Lord Shiva; Radha, cuyo homólogo divino es Krishna; Kali, la destructora del ego y de todo lo que es falso, una diosa «mala por amor»; la Mujer del Cachorro de Búfalo Blanco; Tara; Deodata, cuyo homólogo divino es Gautama el Buda; cualquiera de los arcángeles femeninos; Santa Catalina; Santa Bernadette; Santa Juana de Arco; o cualquier otra santa o deidad femenina con quien sientas una afinidad particular o con quien desees establecerla.

Cuando estés listo para empezar la sesión, sigue los mismos pasos dados para la Cámara de Configuración de Amor Angélica y Arcangélica. Sin embargo, realiza éste como paso 11:

  • Invoca a cualquier guía femenina, Maestra Ascendida y Ser de Luz que desees que esté presente. Si no deseas invocar a seres específicos, utiliza simplemente la invocación siguiente: «Invoco a las Hermanas del Rayo del Cristo Ascendido y a todos los ángeles, arcángeles, maestros y guías femeninos que sean de Luz y amor Divinos. Rodeadme y llenadme de vuestro amor divino femenino para que vuelva a reunirme completamente con la Santa Madre Diosa». Si necesitas sanar relaciones concretas con mujeres, es el momento de decirlo.
  1. Relájate en posición reclinada, con las rodillas apoyadas sobre algo cómodo (cuando las piernas están completamente rectas, las rodillas tienden a bloquear e inhibir el flujo completo de energía).
  2. Cuando te encuentres en posición, inspira despacio unas cuantas veces mientras centras la atención en lograr que tu conciencia esté más presente en el cuerpo.
  3. Conéctate a la tierra.
  4. Retrae el aura a una distancia de aproximadamente un metro del cuerpo en todas las direcciones. Haz los cambios necesarios en el color de los límites del aura o en las rosas.
  5. Ahora llama a los Emisarios Pleyadianos de Luz y al Maestro Ascendido Jesucristo para vigilar y llevar a efecto la sesión de sanación.
  6. Pídeles que coloquen sobre ti el Cono de Luz Interdimensional para procurar el despejamiento y el alineamiento divino.
  7. Si deseas que otros guías, seres angélicos o Maestros Ascendidos estén presentes en la sesión, ahora es el momento de llamarlos, especificando siempre que sólo los seres de Luz Divina estén presentes.
  8. Como en cualquier otra sesión de sanación, pide qué te acompañe tu Yo Superior.
  9. Ahora estás preparado para invocar la sesión de Cámara de Luz específica que desees recibir. Las instrucciones se encuentran en las secciones individuales de cada cámara.
  10. Pide que la Cámara de Luz de Configuración de Amor de Unificación aparezca alrededor de tu aura y tu cuerpo.
  11. Visualiza el Sol que brilla en la habitación y sobre la parte anterior de tu cuerpo (sobre ti, ya que estarás tumbado).
  12. Pide que el Sol se utilice como fuente del Amor de Dios Padre hacia ti.
  13. Siente los finos rayos de luz de amor entrando en tu aura por la parte anterior del cuerpo desde la cabeza a los pies. Acéptala mediante la respiración hasta que fluya por detrás de tu cuerpo hacia la Tierra.
  14. Pide que la Luz de Amor de Dios Padre siga fluyendo a través de ti hasta que acabe la sesión.
  15. Ahora llama a la Madre Tierra para que sea vehículo del amor de la Madre Diosa o Santa Madre.
  16. Visualiza corrientes finas de luz de amor que fluyan desde la tierra hacia la parte posterior de tu cuerpo (debajo de ti, ya que estarás tumbado) y acéptalas a través de la respiración. Continúa este proceso hasta que sientas que la luz de amor rebosa por la parte anterior de tu cuerpo y te llena el aura.
  17. Pide que esta luz de amor siga fluyendo a través de cada célula de tu cuerpo hasta que termine la sesión.
  18. Pide a los Emisarios Pleyadianos de Luz y al Maestro Ascendido Jesucristo que te llenen de su amor.
  19. Invoca a cualquier guía, Maestro Ascendido, ángel, arcángel o cualquier otro Ser de Luz que quieras que se una al círculo de la Cámara de Configuración de Amor que te rodea.
  20.  Invoca a cualquier guía femenina, Maestra Ascendida y Ser de Luz que desees que esté presente. Si no deseas invocar a seres específicos, utiliza simplemente la invocación siguiente: «Invoco a las Hermanas del Rayo del Cristo Ascendido y a todos los ángeles, arcángeles, maestros y guías femeninos que sean de Luz y amor Divinos. Rodeadme y llenadme de vuestro amor divino femenino para que vuelva a reunirme completamente con la Santa Madre Diosa». Si necesitas sanar relaciones concretas con mujeres, es el momento de decirlo.
  21. Permanece tan abierto y receptivo como puedas en este momento. Deja que el amor fluya a través de cada célula de tu cuerpo desde todas las direcciones a la vez. Si necesitas más ayuda para abrirte y relajarte, repite la afirmación siguiente hasta que te sientas relajado y más abierto: «Merezco amor divino y estoy dispuesto a recibir amor divino ahora».
  22. Cuando sientas que la sesión llega a su fin y los Seres de Luz se alejan, despídete de ellos de un modo que te resulte natural. Por ejemplo, di: «Namaste», o expresa tu gratitud.
  23. Abre los ojos y vuelve despacio a la habitación, llevando el sentimiento de la sesión de cámara a tu vida diaria. Vuelve a conectarte a la tierra si es necesario.

Contacto: info@ejerciciospleyadianos.org

2017 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos