-->

Despejamiento de los chacras

Este proceso utiliza un modo avanzado de la técnica de despejamiento de la ruta espinal para hacer fluir energías cósmicas y terrestres mostrada en la sección anterior. Básicamente, puedes dirigir conscientemente el flujo de estas dos energías a lo largo del canal de la columna por delante y detrás de cada chacra empezando con la coronilla y descendiendo hasta el primer chacra o de la raíz. Esto irriga los chacras y les da energía de un modo mucho más efectivo que el simple flujo de energías a través de la columna.

Esta técnica puede hacer que se sientan y se liberen emociones. Puede que experimentes mucho calor o movimiento de energía durante el proceso. O puede que notes la experiencia profundamente reconfortante, relajante y refrescante. Respirar en profundidad hacia las áreas en las que sientas intensidad o contracción pronto aliviará cualquier incomodidad, o bien provocará la liberación de las emociones.

Si notas que el proceso tiene cierta intensidad, llega sólo hasta donde te parezca bien. Por ejemplo, si te empiezas a sentir un poco consumido o sobrecargado después de despejar sólo dos o tres chacras, déjalo en ese momento. Puedes seguir donde lo dejaste más tarde, ese día o al siguiente.

En general, se recomienda que utilices esta técnica sólo una o dos veces por semana a no ser que se te guíe claramente en sentido contrario. Aunque te resulte agradable y te produzca un efecto calmante, el despejamiento y la sanación continuarán después de la meditación.

Encuentra el ritmo y el paso adecuados y disfruta.

  1. Conéctate a la tierra.
  2. Extiende el aura y comprueba los colores de los límites.
  3. Comprueba y reemplaza las rosas de los límites en las zonas anterior, posterior, superior, izquierda y derecha de ti.
  4. Coloca el sol dorado sobre la cabeza y haz fluir la energía por la columna en sentido descendente y luego en ascendente. Recuerda, un 10% baja por el cordón de conexión a la tierra a través de la base de la columna y el resto sube de nuevo. En la garganta la energía restante se divide en tres partes iguales que fluyen por los brazos y por encima de la cabeza. Cuando fluya suave y plenamente, ponla en Automático.
  5. Ahora invoca y haz fluir la energía terrestre a través de los pies hasta la altura del primer chacra. Se fusionará con la luz dorada en el primer chacra y la mezcla fluirá hacia arriba. Coloca el flujo de energía terrestre en Automático.
  6. Ahora coloca un manto de rosas alrededor del aura para que absorba aquello que se libere. Esto evitará que las energías liberadas se queden en el campo áurico.
  7. La coronilla, o séptimo chacra, gira en la parte superior de la cabeza y no tiene lado posterior. Haz fluir la fusión de energías dorada y terrestre a través de este chacra para que irrigue, despeje y fortalezca su flujo. Normalmente basta con hacerlo uno o dos minutos.
  8. Cierra el flujo hacia la coronilla y haz fluir las energías a través de las partes anterior y posterior del tercer ojo o sexto chacra. De nuevo, de uno a dos minutos es suficiente.
  9. Cierra el flujo hacia el tercer ojo y haz que la combinación de energía descienda por el chacra de la garganta, componiendo la misma pauta de flujo por delante y por detrás. Después de uno o dos minutos, apágalo.
  10. Lleva la fusión de luz dorada y energía terrestre al cuarto chakra o del corazón en el centro del pecho. Dirige la energía hacia las partes anterior y posterior de este chacra igual que en los anteriores. Después de uno o dos minutos, cierra el flujo al chacra del corazón.
  11. Repite el mismo proceso para las partes anterior y posterior del tercer chacra o plexo solar. Cierra el flujo después de uno o dos minutos y continúa.
  12. Ahora haz fluir la mezcla de energías a través de las partes anterior y posterior del segundo chacra o centro sacro. Este chacra se encuentra aproximadamente a medio camino entre el ombligo y el pubis. Después de uno a dos minutos, apaga el flujo de energía.
  13. Haz fluir las energías terrestres y cósmicas para que salgan por el primer chacra en la base de la rabadilla. Igual que el chacra de la coronilla, no tiene parte posterior porque gira hacia abajo entre las piernas con su abertura apuntando hacia la tierra. Transcurridos uno o dos minutos, apaga el flujo en este chacra y reanuda el flujo normal de energía sólo a lo largo de la ruta espinal y los canales de los brazos.
  14. Retira el manto de rosas que te rodea el aura y colócalas sobre tu casa. Luego hazlas estallar y disuélvelas.
  15. Si deseas continuar meditando, usa tu propio juicio y decide si deseas seguir haciendo fluir energía de modo automático o cambiar a manual, lo que permite el apagado.
  16. Cuando hayas terminado, comprueba el cable de conexión y reconéctate a la tierra si hace falta. Luego, abre los ojos e «inclínate y descarga».

Contacto: info@ejerciciospleyadianos.org

2017 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos