-->

Activación Ka

Ka puede describirse como el circuito eléctrico, como el cuerpo de luz que existe de forma idéntica y simultánea en los espacios de la tercera a la sexta dimensión y cuya función es en última instancia la de anclar y mantener la forma de tu Presencia de Cristo. En otras palabras, es la conexión entre el espíritu, la dimensión y la forma, permitiéndonos, en tanto seres humanos, sin abandonar el cuerpo, convertirnos en seres de Cristo y avanzar así de la tercera a la cuarta dimensión e incluso más lejos, evolucionar y seguir haciéndolo al tiempo que se eleva nuestra frecuencia vibratoria.

El cuerpo Ka podría describirse como el vehículo en el que el Yo Superior desciende a la materia y en el que asciende junto con el cuerpo hacia dimensiones superiores. A través de estos procesos se da la traslación a dimensiones superiores de la conciencia. En The Keys of Enoch Ka se define como el «doble divino».

En el libro de Joan Grant Winged Pharaoh, hay un pasaje maravilloso en el que el futuro faraón imparte lecciones a sus hijos. En la historia, Ptah es el recolector y distribuidor de vida que creó todas las cosas vivas a partir de la fuerza vital pura.

Describe ante los niños la función de Ka como sigue:

Existen en el cuerpo muchas partes que hacen uso de las cosas de la Tierra en la que vivimos. Los pulmones nos purifican con el aire que respiramos; los intestinos, el estómago y muchos Otros órganos transforman la comida y la bebida en sangre fresca que el corazón bombea a través de nosotros. Pero tenemos una necesidad superior que ninguno de éstos puede satisfacer y esa necesidad es la vida, esa vida que existe por doquier y que me habéis oído llamar «la vida de Ptah».   Como es demasiado fina para contactar con el Khat, contamos con una réplica aún más fina de nosotros mismos en forma de red, como si de miles de venas invisibles se tratara, y a través de estos canales fluye la vida de Ptah, sin la cual moriríamos. Esta parte de nosotros se llama el Ka, que significa «el recolector de vida». No puede verse con ojos terrenales pero es tan importante que si estos canales se dañasen y no pudieran llevar vida, el cuerpo moriría...

El Ka se escribe como dos brazos levantados surgiendo de una línea recta. La línea significaba «el horizonte» y ha venido a significar «Tierra»; los brazos levantados con las manos abiertas representan a aquel que se estira hacia arriba y recoge la vida de Ptah...

Más adelante, en el mismo capítulo, Ptah-Kefer, un vidente y maestro de familias reales, relata a los niños:

Ahora, cuando miro el Ka de un hombre con los ojos del espíritu, me cubro los ojos con la mano para segar esa luz remisa que llamamos color mientras con la mirada de la experiencia puedo mirar la celeridad de Ka, que aun así parece tan quedo como un durmiente, pues mi vista de vidente viaja a la misma velocidad.

La energía Ka está rarificada, descendida de dimensiones superiores, vibra con tal rapidez que la visión normal no puede verla. Su fluir por el cuerpo es una experiencia sublime y a la vez sutil. Durante los cursos intensivos de Ejercicios Pleyadianos de Luz que imparto, los alumnos sienten un flujo grande de energía sexual tántrica al abrirse los canales y despertar el cuerpo Ka. La energía Ka fluye por los canales de todo el cuerpo y no sólo por aquellos directamente relacionados con los órganos reproductores.

La razón por la cual el abrir los canales Ka tiende a favorecer la liberación tántrica es que todo el cuerpo, es decir, la totalidad de los órganos, debe estar sano y participar en el proceso para que fluya la verdadera energía tántrica. A la vez que la energía Ka inunda los canales con energía de dimensiones superiores, se liberan simultáneamente las energías bloqueadas. La experiencia del fluir de energía tántrica es un efecto secundario de este influjo simultáneo de energía de alta frecuencia y liberación etérica.

El flujo de energía tántrica es una experiencia natural y continua en los seres superiores a partir de la sexta dimensión. Por lo tanto, a medida que el cuerpo deja salir las energías más densas hace de conector con el Ka, accediendo al Yo Superior de la sexta dimensión e inferiores, siendo el resultado las ondas tántricas. El tantra ha sido fuente de estudio y logro para el espíritu en muchos grupos espirituales desde que existe la vida física.

Algunas tribus indígenas americanas, los budistas tibetanos, muchas sectas hindúes y los mayas, por nombrar sólo unos cuantos, han practicado su propia forma de tantra durante mucho tiempo. Representa una fascinación y deseo naturales teniendo en cuenta que es la frecuencia hacia la que evolucionamos.

La energía sexual tántrica que asciende fluyendo entre las células y con la kundalini por el canal vertebral y a través de los chacras, es energía pura de creación, es la sustancia de la que está compuesto el éxtasis cósmico, y en la Tierra ha sido una de las energías más dañadas y distorsionadas. Abrir y hacer fluir energía Ka no va a cambiar de forma automática tus pautas o actitudes sexuales pero hará que las frecuencias superiores de tales energías estén más disponibles y fluidas en el cuerpo. En cualquier caso, el crecimiento espiritual exige refinar y despejar energía, comportamientos y actitudes sexuales.

Los órganos sexuales tienen un vínculo directo con el alma; lo que haces con la energía sexual tiene consecuencia directa en tu relación con el alma. Hacer fluir ambas energías, tántrica y Ka, es simplemente una de las maneras más rápidas y naturales de sanar la relación cuerpo/alma y despejar pautas sexuales traumáticas y negativas (trato directamente el tema de la sanación del alma y lo que los Emisarios Pleyadianos de Luz llaman «tantra delfínico» en mi siguiente libro The Pleiadian Workbook II)

El objetivo principal de los Ejercicios Pleyadianos de Luz es activar y despertar los canales Ka y la estructura Ka a fin de desencadenar la disposición celular para la iluminación y la ascensión, tomar conciencia de tus responsabilidades para con el espíritu y darte a conocer la ayuda de que dispondrás durante el proceso de ir desde «aquí» hasta «allí». Estos objetivos pueden alcanzarse más fácilmente con la ayuda de los pleyadianos y el Maestro Ascendido Jesucristo en colaboración mutua para ayudar a los humanos a alcanzar estas metas.

Existen trece niveles de activación que empiezan con la primera sesión Ka y terminan con la Ascensión. Estos niveles de activación se corresponden directamente con las trece partes del ciclo maya de la creación. No es casualidad que los sistemas egipcio y maya coincidan en muchas áreas, ya que fueron los pleyadianos los que enseñaron a ambas culturas. El ciclo de la creación se utiliza en el calendario maya mediante la repetición sucesiva de secuencias de trece días, de modo muy similar a nuestra repetición sucesiva de ciclos, o semanas, de siete días.

El calendario maya también se divide en años de trece ciclos lunares en oposición al calendario más conocido de doce meses al año. Trece es también el número de la manifestación divina o de la magia blanca.

Independientemente de cuál sea la medida de tiempo o el proceso mágico que utiliza el ciclo de trece, cada número tiene un significado específico. En el diagrama siguiente doy la función general del número y su función específica en relación a la activación Ka.

Contacto: info@ejerciciospleyadianos.org

2017 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos